¿Sole trader o limited company?

Cada forma jurídica de empresa disponible para desarrollar una actividad económica tiene implicaciones jurídicas y fiscales.

En el Reino Unido, existen cuatro (denominadas business structures o business media): el sole trader, la limited company, la partnership y la limited liability partnership.

En esta entrada comparo las dos más habituales, el sole trader y la limited company con especial énfasis en Inglaterra y Gales.

Sole trader o limited company

Cuando el negocio de un empresario individual (sole trader) crece, cabe valorar si convendría constituir una sociedad de responsabilidad limitada (limited company) por las ventajas fiscales que ofrece. Lo lógico será crear primero una sociedad limitada (private company limited by shares), ya que el capital inicial exigido es de solo 100 GBP (en comparación con la sociedad anónima de capital abierto o public company limited by shares, cuyo capital inicial mínimo es de 50 000 GBP).

No obstante, desde el punto de vista jurídico las implicaciones de una sociedad de responsabilidad limitada son favorables hasta cierto punto. Explico por qué a continuación.

¿Qué es el sole trader?

Los empresarios individuales (sole traders) desarrollamos nuestra actividad por cuenta propia (self-employed). En el Reino Unido, todo empresario individual se tiene que registrar en el Servicio de Impuestos y Aduanas de Su Majestad (HMRC) y efectuar la autoliquidación de impuestos (self-assessment) en cuanto comience a operar.

El sole trader puede contratar a otros trabajadores y tiene que pagar el impuesto sobre la renta (income tax), IVA (si el nivel de ingresos lo exige) y cotizar en la seguridad social (National Insurance) un porcentaje que variará según sus ingresos anuales.

¿Qué es una limited company?

Una sociedad de responsabilidad limitada (limited company o registered company) es una unidad de organización que se debe constituir mediante un proceso denominado incorporation ante el Registro Mercantil (Companies House, en Inglaterra y Gales). La responsabilidad de los socios se limita a lo aportado al capital social por cada uno de ellos. Pueden ser privadas (private companies limited by shares) o públicas (public companies limited by shares), según si pueden ofrecer participaciones al público.

El SOLE TRADER Y LA LIMITED COMPANY: VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Constitución y comienzo de actividades

Una de las ventajas que conlleva operar como sole trader y no limited company es que no hay gastos de constitución ni de inscripción en Companies House.

El sole trader puede comenzar a operar prácticamente de inmediato, mientras que la limited company tiene que esperar a que Companies House acepte su solicitud de inscripción (a la que se adjuntarán la escritura de constitución —memorandum of association— y los estatutos sociales —articles of association) y emita un certificado de constitución (certificate of incorporation). Las public companies limited by shares deben solicitar además una licencia para operar (trading certificate) y no pueden empezar a desarrollar su actividad hasta que demuestren que cumplen los requisitos de capital (50 000 GBP).

Es posible comenzar a operar antes de registrarse en el Servicio de Impuestos y Aduanas de Su Majestad (HMRC) para pagar el impuesto de sociedades (Corporate Tax), pero dicha inscripción no puede demorarse más de 3 meses desde que la aprobación de la solicitud por el Registro Mercantil (Companies House).

Personalidad jurídica y responsabilidad civil

Las limited companies (sociedades de responsabilidad limitada) tienen personalidad jurídica independiente de la de sus socios (shareholders o members), lo que significa que pueden ser propietarias de bienes inmuebles y demandar o ser demandadas como entidad independiente (salvo que los tribunales decidan ignorar la responsabilidad limitada —lo que se denomina perforar el velo societario— si existen evidencias claras de fraude o de un intento de evadir una obligación legal usando la sociedad como protección).

Los socios no tienen que responder personalmente con sus bienes en caso de disolución o deuda. Su responsabilidad se limita a la suma que hayan aportado al capital social.

En el caso del sole trader (empresario individual en España), esta responsabilidad es potencialmente ilimitada. Si el producto vendido presenta algún defecto, el sole trader es demandado personalmente. Salvo que adopte medidas para minimizar el riesgo que se deriva de dicha responsabilidad, por ejemplo, contratar un seguro de responsabilidad civil profesional o de responsabilidad civil de productos o servicios, responde por las deudas con sus bienes personales, incluida su vivienda.

Sucesión perpetua

Las operaciones del sole trader cesan cuando este fallece o se declara insolvente.

Puesto que la sociedad limitada goza de personalidad jurídica propia, su existencia no se ve afectada por el fallecimiento, renuncia o insolvencia de sus socios, ni tampoco por un traspaso de acciones. Solamente dejará de existir si se disuelve por los cauces adecuados.

Recaudación y recuperación del capital

La sociedad de responsabilidad limitada (especialmente la anónima de capital abierto) es un excelente medio para recaudar capital, ya que la responsabilidad limitada de los socios hace que resulte atractiva para posibles inversores.

Además, un socio puede optar fácilmente por dejar de ser inversor en la sociedad, vender sus acciones y recuperar así su inversión.

Préstamos

Además del capital social, otra manera de recaudar capital es a través de un préstamo. Como resultado del artículo 31 de la Ley de Sociedades de Capital del Reino Unido de 2006 (Companies Act 2006), toda sociedad mercantil tiene poder ilimitado para solicitar un préstamo si sus documentos fundacionales no excluyen expresamente dicha facultad porque la sociedad ha decidido restringir su objeto social.

Además del poder de solicitar un préstamo, las sociedades mercantiles tienen un poder implícito de conceder garantías como aval para cualquier préstamo, algunas de las cuales se tienen que registrar en Companies House.

Una de estas garantías, de naturaleza peculiar, es el floating charge (garantía rotativa o variable), disponible para las sociedades, pero no para el sole trader. Las garantías flotantes o variables se constituyen sobre un conjunto indistinto de bienes presentes o futuros (por ejemplo, existencias o deudas representadas por anotaciones en cuenta), pero no afectan a ningún bien en particular hasta que tiene lugar algo que hace que la garantía «cristalice» (por ejemplo, si la sociedad se declara insolvente o incumple el contrato de préstamo). Hasta entonces, la sociedad puede comerciar con los bienes como desee sin tener en cuenta al acreedor.

Su utilidad radica en la posibilidad de constituir un gravamen sobre un grupo de activos de la sociedad que tienen un valor pero sobre los que, debido a la realidad comercial, no resulta práctico constituir una garantía fija hasta que el prestamista necesita ejecutarla. Por ejemplo, si una empresa tiene una serie de existencias que desea ofrecer como garantía a un prestamista, pero que tiene que vender y reponer a diario, con una garantía fija tendría que liberar de la garantía cada producto que quiera vender.

Otra ventaja de las garantías variables es que no requieren que la titularidad jurídica sobre el bien se traspase al acreedor, por lo que no es necesario escriturar su constitución. Basta con consignar los documentos acreditativos de la titularidad en Companies House en un plazo de 21 días desde la creación de la garantía.

Por ser considerada su actividad de alto riesgo, resulta más difícil obtener un préstamo al sole trader que a la limited company.

Impuestos

En términos generales, el régimen fiscal es más favorable para las limited companies que para el sole trader. Las sociedades pagan el impuesto de sociedades (corporation tax) sobre sus ganancias a un tipo del 20 % para ingresos de hasta 300 000 GBP y del 21 % si se supera esta cifra.

Los administradores (directors) se consideran empleados de la sociedad a efectos fiscales. Reciben un salario y deben pagar impuesto sobre la renta (income tax) y cotizar en la Seguridad Social. Los accionistas pagan impuestos sobre los dividendos recibidos.

La tasa impositiva para el sole trader es del 20 % si sus ingresos no superan 40 000 GBP. Sin embargo, superado este umbral, el tipo pasa a ser del 40 % si los ingresos varían entre 50 001 y 150 000 GBP. A partir de esta suma, se paga el 45 %. Es en este punto cuando conviene plantearse optar por una sociedad limitada.

Regulación

A diferencia del sole trader, las limited companies están fuertemente reguladas (en el Reino Unido, por la Companies Act 2006, Insolvency Act 1986, Company Directors Qualification Act 1986 y reglamentos como las Company Names Adjudicator Rules 2008). Las leyes en materia societaria imponen numerosas normas a las sociedades (por ejemplo, la presentación de cuentas anuales conforme a normas contables). Es el precio que estas tienen que pagar por tener responsabilidad limitada.

Si bien es cierto que algunas reformas recientes en Derecho societario inglés han reducido esta carga, el cumplimiento de estas normas puede resultar oneroso.

Confidencialidad

La norma de publicidad legal (trading disclosures) conlleva una pérdida de confidencialidad para las sociedades de responsabilidad limitada.

Además de tener que facilitar información acerca de sus finanzas (por ejemplo, las cuentas anuales), el reglamento Company, Limited Liability Partnership and Business (Names and Trading Disclosures) Regulations 2015 exige a las sociedades de responsabilidad limitada:

  • mostrar su denominación en su domicilio social y otras sedes, así como en toda la correspondencia comercial, publicaciones oficiales, letras de cambio, solicitudes de dinero y pedidos de bienes y servicios, facturas, recibos, etc.; e
  • incluir en su correspondencia comercial, formularios de pedido y sitios web el número de inscripción de la sociedad en Companies House, su domicilio social y el hecho de que se trata de una sociedad de responsabilidad limitada.

Flexibilidad

Como contrapartida a la responsabilidad limitada de que gozan las limited companies, estas se hallan sujetas a numerosas normas, lo que hace que su flexibilidad sea menor en comparación con el sole trader (por ejemplo, en cuanto a la distribución de capital).

El nombramiento de administradores y el traspaso de acciones deben hacerse conforme a lo dispuesto en los estatutos sociales (articles of association). Las leyes restringen la elección de la denominación social (por ejemplo, el nombre elegido no puede dar a entender que la sociedad está relacionada con el Gobierno).

Tampoco es fácil modificar estos, ya que constituyen un contrato entre los socios y toda enmienda requiere un acuerdo especial entre estos.


FUENTES

Set up as a sole trader: https://www.gov.uk/set-up-sole-trader

Corporation Tax: detailed information: https://www.gov.uk/topic/business-tax/corporation-tax

French D., Mayson, French & Ryan on Company Law, 36th Edition, Oxford

Did you like this post? Follow me on social media / ¿Te ha gustado este artículo? Sígueme en las redes sociales:

Post a comment